Un mapa letal

Desde que entró el actual gobierno y hasta septiembre de 2014, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses registró casi 2 mil autopsias por homicidio. Un trabajo de estudiantes da cuenta de cómo se distribuye esta violencia en la entidad y del vacío informativo que priva en los medios locales acerca del fenómeno

0
349
130530.
CIUDAD Y REGION.
PERSONA DE LA TERCERA EDAD ATROPELLADA Y ASESINADA POR EL TRANSPORTE HURBANO DE GUADALAJARA.
CHEMA MARTINEZ.

Alumnos de la licenciatura en Periodismo del Centro Universitario de la Ciénega, realizaron, como parte de un trabajo de recopilación de datos, un mapa interactivo en la web por medio de Google Maps, para localizar los homicidios registrados en Jalisco desde marzo de 2013, mes en que asumió el cargo de gobernador Aristóteles Sandoval, hasta septiembre de 2014.

Los registros utilizados se encuentran disponibles en la página de estadísticas del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), que los estudiantes organizaron, de manera que los homicidios pueden ser visualizados por municipio, sexo, edad, ocupación y causa de muerte.

Por medio de este mapa es posible ubicar los municipios más golpeados por la violencia; además, los datos oficiales otorgados por el IJCF fueron comparados con una búsqueda de notas periodísticas sobre homicidios, lo que da un panorama sobre el vacío informativo que priva en algunas de estas entidades.

El trabajo lo realizaron 20 alumnos de quinto semestre que asistieron en el calendario pasado a la clase Teorías y nuevas tecnologías del periodismo, dirigidos por el maestro Darwin Franco Migues. Todos participaron en la realización del mapa, dividiéndose el trabajo por zonas, por tareas de redacción y recolección de datos, y notas periodísticas.

En total contabilizaron mil 986 autopsias por homicidio en Jalisco durante el tiempo mencionado, de los cuales más del 60 por ciento fueron ocasionados con armas de fuego.

Jorge López Gómez, quien forma parte de este grupo y participó en la investigación de la zona Ciénega, comenta: “Trabajar de esta manera implicó entender la importancia del trabajo en equipo. Siempre pensé que la frialdad era un requisito para practicar esta profesión y, bueno, eso cambia. En verdad entendía al momento de pasar los datos que cada número era una persona, una familia, que era una vida; vaciaba la información y me imaginaba a las personas: sus rostros y sus estilos de vida. El oficio reforzaba esa imagen: de pronto tenía que llenar el causa/objeto y también imaginaba su muerte. Varias veces me repetí que un periodista no imaginaba, sino que analizaba e informaba, pero simplemente no pude dejar de imaginarme a los 126 asesinados”.

De las 126 autopsias registradas en la región Ciénega, 117 eran hombres y 9 mujeres, el 36 por ciento de las cuales tenían entre 18 y 34 años de edad. El 54 por ciento de las víctimas fueron asesinadas con arma de fuego.

López Gómez señala que el trabajo de los medios en esa región es pobre y deja mucho qué desear. “Pienso que los medios locales confirman esta idea de que por alguna extraña razón han abandonado en su temario periodístico todo contenido que tenga que ver con homicidios. Por más que busqué notas para corroborar el equilibrio entre lo que sucede y lo que reportan los medios, no hubo congruencia, salvo municipios donde los homicidios fueron uno o dos, como Ayotlán y Jamay. En la región Ciénega los medios quedan a deber. Traté de no ser severo, pero conste que no lo digo yo, sino ellos mismos con su pobre labor periodística. Varios de los occisos sólo fueron localizables en periódicos de nota roja, pero evidentemente el enfoque era distinto: había morbo y amarillismo en las notas, pero bueno, informaban, así que trato de no cuestionarlos. Muchos nadie los publicó”.

Nayeli Martín del Campo, también estudiante que colaboró en el mapa, comenta que lo que le pareció más doloroso fue “darse cuenta que los homicidios son excesivos. Cuando me di cuenta de la cantidad, me dio miedo. Y me hace pensar en lo que hacen las fuerzas de seguridad para evitar estos hechos”.

Considera que este ejercicio fue relevante, pues “de esa manera puedes identificar cuáles son los lugares que tienen un sistema de seguridad más deficiente, porque justamente el gobierno de Jalisco ha prometido e invertido en seguridad pública y si hay homicidios entonces algo importante está fallando”.