A salvaguardar nuestros ilustres de la Rotonda

“Para que ya no nos vuelvan a madrugar con exhumaciones”, dicen en el Congreso jalisciense

0
249

Ante la amenaza latente de que nuestros difuntos jaliscienses ilustres, que yacen en La Rotonda de Guadalajara, sean convertidos en diamantes dignos de lucirlos en anillos carísimos de París, como sucedió hace unos meses con las cenizas del famoso arquitecto Luis Barragán Morfín, los legisladores del Congreso de Jalisco hicieron team back para reformar la Ley para Declarar y Honrar la Memoria de los Beneméritos y con ello evitar que los hijos predilectos sean perturbados de su lugar de descanso.

Quien encabeza la Comisión de Puntos Constitucionales en el Congreso, la diputada Rocío Corona Nakamura, dice que la idea es que cuando el Estado reconozca a un jalisciense como ilustre, además de trasladar sus restos mortales al monumento de La Rotonda, se aproveche y que ya “no puedan ser exhumados, pues formarían parte del Patrimonio Cultural e Histórico del estado de Jalisco”.

Esta petición evitaría que los familiares, un día, de buenas a primeras, se les antoje exhumar a, quien en vida, no escatimó en echarle ganas a su chamba para hacer de esta entidad un lugar mejor.

Aquí Don Luis fue el niño del pozo, ya que, tras ser exhumado del monumento, 525 gramos de sus cenizas fueron transformadas en un diamante que se montó en un anillo, como parte de un excéntrico proyecto realizado por la artista, súper conceptual, Jill Magid.

Tras el grito en el cielo, la escupidera de bebidas y una pasadera de bolita entre distintas instancias de gobierno, aún no se han fincado responsabilidades por algo que “es una afrenta a los jaliscienses y un evento que no se debe volver a repetir”, tal como lo indican los diputados locales en su documento; por eso crearon esta comisión, junto con la reforma del Artículo 13.

En lo que la Comisión de Cultura y el pleno del Congreso aprueban esta propuesta, los legis están bien convencidos de que hay que respetar a los muertos. Y es que si ni sus descendientes, que son familia, ven por ellos, entonces quién.

Fotografía: Raúl Macías

Compartir
Artículo anteriorMiedo en su jugo
Artículo siguienteRumbo más allá del norte
Iván Serrano Jauregui
Reportero, locutor, editor, productor multimedia. Licenciado en Periodismo, por la Universidad de Guadalajara, y egresado de Ingeniería en Sistemas Computacionales, por la Universidad Autónoma de Guadalajara. Aficionado de la cultura popular.