Música de la intervención francesa en Chapultepec

Obras musicales escritas en tiempos de Maximiliano de Habsburgo se tocarán en el Castillo de Chapultepec por la Banda Sinfónica de la Universidad de Guadalajara, la de la UNAM y el ensamble “Hortus Musicus” el miércoles 31 de mayo

0
519

Cuando Maximiliano de Habsburgo arribó a México para liderar el segundo Imperio de la entonces joven nación, trajo consigo cambios políticos, sociales y culturales. Uno de ellos fue la instauración de bandas sinfónicas en el país, que transformó los bailes de salón y para las que autores mexicanos y europeos crearon majestuosas obras musicales.

Hace unos años, mientras buscaba documentos históricos en la biblioteca de la Universidad de Rice, en Houston, Texas, Adriana Ruiz Razura —coordinadora de la maestría en Gestión y Desarrrollo Cultural de la Universidad de Guadalajara— encontró cerca de treinta partituras musicales que fueron escritas entre 1862 y 1867, un verdadero tesoro de la influencia francesa en México, como lo califica la investigadora.

Es por eso que, a partir de este descubrimiento —y a propósito de que este año se cumplen ciento cincuenta años de la salida de los franceses del país y del fusilamiento de Maximiliano el 19 de junio de 1867—, la investigadora se contactó con el Departamento de Música del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño para que estas partituras volvieran a sonar.

Por ese motivo, y una vez realizados los arreglos necesarios a las obras rescatadas, la Banda Sinfónica de la Universidad de Guadalajara, junto a la Banda Sinfónica de la UNAM, presentará con el ensamble Hortus Musicus un concierto en el que tocarán los sonidos del pasado y que se llevará a cabo el miércoles 31 de mayo, a las 20:00  horas, en el Castillo de Chapultepec, lugar que fue la residencia oficial de los emperadores Maximiliano y Carlota.

Once temas serán interpretados por noventa y ocho músicos, de los cuales sesenta y ocho son estudiantes de la Universidad de Guadalajara, lo que hace que sea la primera vez que esta institución, por medio de su banda sinfónica, se presente en este histórico lugar de la Ciudad de México.

“Los franceses instauran estas bandas sinfónicas, en las que se utilizan sólo instrumentos de viento y percusiones (no hay instrumentos de cuerda). Maximiliano hacía que estas bandas tocaran en la Alameda de la Ciudad de México, a un costado del Paseo del Emperador (hoy Paseo de la Reforma) donde interpretaban marchas imperiales”, explicó la docente.

Las obras encontradas por la investigadora fueron escritas por autores mexicanos como Melesio Morales, Aurelio Machorro, Antonio de María Campos, A. Pacheco y María Garfies, una niña de trece años que hizo una plegaria a Benito Juárez. También fueron encontradas partituras del autor Sawerthal, nacido en Praga, quien fue director de la banda de música de Trieste, localidad de Italia donde se encontraba el Castillo de Miramar, que pertenecía a Maximiliano.

“Sonará una obra llamada La tumba de Juárez, de A. Pacheco, que fue la marcha fúnebre del presidente y que es impresionante. Tú la escuchas y juras que estás viendo a la gente cargar el sarcófago. Entonces antes de esta interpretación contaré al público cómo murió Juárez, cómo, días después, ya embalsamado, lo entierran en el Panteón de San Fernando, y cómo la multitud se aglutinó para verlo”.

Durante la velada serán narradas historias y acontecimientos de la intervención francesa, así como lo que pasaba por la mente de los personajes más destacados de la época, lo que se traducirá en un deleite que revivirá el contexto de ese tiempo.

Ruiz Razura señala que se pretende editar un libro con fotografías de la época, que le fueron otorgadas por la Universidad de Rice y el archivo del Castillo de Chapultepec, así como una memoria sonora de la presentación del 31 de mayo.

El 23 de agosto esta presentación será replicada en el Teatro Degollado, con el objetivo de que el público tapatío también conozca sobre la música y contexto histórico del México de la segunda mitad del siglo XIX.

“Juárez, símbolo nacional de la República contra la intervención francesa”, Antonio González Orozco. Obra ubicada en el Museo Nacional de Historia en el Castillo de Chapultepec.