Repensar medio siglo de arte

Sergio Zepeda Castañeda presentará la exposición “Arqueo”, este próximo 1 de marzo, en el Ex Convento del Carmen, en la que muestra el resultado de cincuenta años de trabajo en el medio artístico

0
223

Sergio ZepedaMás de cincuenta años cobijan a la trayectoria de Sergio Zepeda Castañeda y es ahora el momento en que el artista plástico alcanza un punto de quiebre para cambiar la dinámica de su producción artística. Esto lo hará con la exposición Arqueo, que estará del 1 de marzo al 8 de abril en el Ex Convento del Carmen, con la que muestra un compendio de su obra pictórica, antes de dejar a un lado los pinceles y dedicarse a la escritura.

¿Qué hemos hecho y hasta dónde hemos llegado?, son las preguntas que busca responder un arqueo, que se refiere a una dinámica de los contadores al realizar un análisis, recuento y comprobación de los bienes de una persona.

“Hago un arqueo de mi producción artística, cuyo contenido son variedades de pinturas: acrílicos, sólidos, acuarelas, dibujo; además de arte objeto que he realizado desde hace muchos años; se trata de una serie de objetos antiguos que intervine para modificar sus estructuras y así darles una lectura totalmente distinta para lo que fueron hechos”, comentó.

Son cerca de cincuenta piezas de grande y pequeño formato que estarán expuestas. Entre las más entrañables está la de Osiris, una obra emblemática para Zepeda porque de ésta han surgido otras que han circulado en distintas partes del mundo, como California, Milán y Canadá. “Es un triángulo con un ojo al centro, que es clásico en muchas religiones y culturas del mundo.

“Estoy celebrando medio siglo de ser pintor, es todo una vida. Hay obras hechas en mi niñez hasta dos que estoy terminando en estos momentos. El público encontrará lo que Sergio Zepeda ha hecho de su vida alrededor de la pintura”.

Para el autor este arqueo le permite repensar el trabajo que ha realizado, y asegura que tras esto dejará de pintar de lleno. La literatura será el único arte que estará presente en su carrera de este momento en adelante.

“Mi rumbo va a dar un giro amplio. Ya no quiero trabajar en el taller y pintar, porque a mi edad ya no tengo el ímpetu como cuando era muchacho. Me voy a dedicar a escribir, de hecho en la exposición van a estar tres libros que tengo actualmente. Me quiero dedicar a terminar lo que tengo que escribir, haré una que otra pintura para que no se sequen los pinceles, pero mi producción ya la quiero dirigir a relatos; muchos de los cuales son alrededor de personas que conozco y que hacen actividades que tienen que ver con la plástica”.

Los libros Gente grande que conocí, De mis hojas sueltas, y 50 años en torno al arte son las obras literarias que Zepeda tiene en su haber.

Un legado para la escena artística
Sergio Zepeda Castañeda, además de formar parte de la escena artística jalisciense en las últimas décadas, ha dejado una huella que ha ayudado a que más creadores se abrieran camino en el mundo de la plástica. Él recuerda cuando propuso que el Salón de Octubre tuviera una categoría para nuevas promesas, que es una de sus varias aportaciones.

“En Jalisco no había participación de jóvenes que no tuvieran exposiciones previas. Entonces cuando me invitaron al Salón de Octubre propuse que existiera una sección de jóvenes pintores que no tuvieran muestras anteriores, sino que destacaran por su calidad, ya que solamente se invitaba a artistas reconocidos. Cuando el Patronato de las Fiestas de Octubre invitó a la Universidad de Guadalajara para que hiciera una propuesta artística, me tocó a mí, como director de Artes Plásticas, proponer que el Salón de Octubre se abriera para jóvenes artistas. Desde entonces muchos jóvenes creadores han recibido su primer premio en esta exhibición”, dijo.

Esta aportación, explica, lo remonta a cuando él era joven y no encontraba en dónde exponer. Fue el propio Guadalupe Zuno, su entonces profesor de Estética, quien lo invitó a exponer en el Museo Regional de Jalisco, en 1962, junto a otras personalidades del arte como Gabriel Flores, Guillermo Chávez Vega, César Zazueta. “Soy el único que queda vivo de los cinco que expusimos”, comentó.

“Veo que ante tanta oportunidad que hay actualmente, existe una mejora en la cantidad de artistas que están surgiendo, esto beneficia mucho a todos porque además de nutrirse hay más competencia y lógicamente esto es beneficio de artista”.

Fotografía: Fernanda Velázquez