Romeo Santos, el Rey de la bachata, se rinde ante imperio tapatío

El cantante latino presentó su Golden Tour en el Estadio 3 de Marzo de Guadalajara

0
357

Una sonrisa, era lo que único que bastaba para que el público enloqueciera; y una vez locos, los hizo como quiso. Romeo Santos, “El Rey de la bachata”, llegó a Guadalajara para refrendar que su reino abarca tierras tapatías. El viernes 15 de junio, en el Estadio 3 de Marzo, el cantante latino presentó su Golden Tour (uno de los shows más redituables en el último año), para presentar su éxitos y divertir al público con una serie de ocurrencias que sólo se podían orquestar desde el escenario.

 

No sólo hizo que las parejas bailaran pegaditas y que el público compitiera entre sí para demostrar cuál lado del estadio hacía el grito más ensordecedor. Romeo Santos también llamó a dos asistentes para que cantaran con él, subió a una tapatía y le robó besó, y hasta le hizo ver a un caballero que su mujer pensaba en él cada que lo besaba; eso sí, todo esto con mucho “Corazoncito”. “El malo que no dejan de querer” no salió en seco, antes, cuando el sol terminaba de caer, al ritmo de la banda y el reggaetón, dos mujeres se encargaron de calentar el escenario.

La primera lo hizo acompañada de una banda sinaloense, se trató de la primera mexicana que es invitada al Golden Tour, Victoria La Mala, que entre las canciones que interpretó estuvieron los éxitos de la cantante Selena: “Como la flor”, “Bam bam” y “Amor prohibido”. Luego vino Farina, artista colombiana exponente de la música urbana, quien se dijo feliz de estar en Guadalajara y de que Romeo Santos la apadrine en su tour. Algunas de las canciones que tocó fueron “Party, party” y “Mucho para ti”.

Tras la presentación de ambas, las luces se apagaron y apareció “El Rey de la bachata”; entonces el baile se volvió algo necesario. El báculo que le daba poder a Romeo era un micrófono dorado, con éste se romentó a sus éxitos recientes y de cuando lideraba la agrupación Aventura. Por más de dos horas intercaló el pasado y el presente con temas como “Doble filo”, “Odio”, “Por un segundo”, “Eres mía”, “Tuyo”, “Necio”, “El malo”, “Soberbio”, “Imitadora”, entre otros. Una decena de músicos interpretaron acompañaron al cantante con los sonidos latinos que se cocinan en todo Latinoamérica: bachata, salsa, reggaetón y trap.

Diversión con el público

Cantaba, callaba, y luego sonreía. A todo momento hablaba con el público e incluso lo hizo partícipe. “Los momentos más épicos, para mí, son cuando participan ustedes. Cuando me dicen: ‘Romeo, haces tremendo show’ es cuando participan ustedes; incluso hay veces que sale tan perfecto que muchos dicen que son planeadas”.

Acto seguido, invitó a subir a dos jóvenes para cantar “Bella y sensual”. Tras dicha invitación, Romeo quedó sorprendido del talento de Daniel y Beto, los tapatíos que se animaron a cantar la letra de Nicky Jam y Daddy Yankee.

Tras dicha intervención, el artista neoyorquino cantó “Papel”, “La bella y la bestia”, “Héroe favorito”, “Sentadito” y “Propuesta indecente”. La constante de Romeo era alentar a los presentes a cantar y moverse. Quienes estaban a nivel de cancha se subían a las sillas, los de las gradas se aglutinaban para verlo de frente.

Don Juan implacable

“Me encanta Guadalajara. Uno como artista siempre trata de evolucionar para que ustedes estén satisfechos, pero hay cosas que no cambio a propósito y por eso voy a seguir subiendo a chicas al escenario”, así fue como Valeria llegó junto al artista para que éste le cantara la canción “Un beso”; no sin antes, claro está, le robara uno a la tapatía.

“Valeria, tú me vas a dar un besito amigable en el cachete pero con los ojos cerrados”… ¿Qué se imaginan qué pasó? Exacto: el beso cambio de dirección rumbo a los labios.

Después de cantar “Farsante”, Romeo cuestionó sobre quién tenía más puntos en una relación, si el hombre o la mujer. Ahí la víctima fue Farín, un hombre del público que estaba acompañado de su mujer. El artista le preguntó que si él había comprado los boletos para el show, a lo que respondió que sí.

“¿Te llamas Farín? Te voy a llamar cabrón. ¿Tú pagaste el boleto? ¿Sí? Pues hay machos que se sienten superiores por comprar el boleto para un concierto… en el que van a ver a otro macho…”.

Tras afirmar que la esposa de Farín está con él, pero que en realidad ella piensa en el propio Romeo, interpretó el tema “Noche de sexo”. El show incluyó versiones a capela de canciones que el público le solicitó.

Romeo Santos concluyó con los temas más emblemáticos de su carrera: “Obsesión”, del grupo Aventura, y “Sobredosis”, uno de sus éxitos más recientes que el público más agradeció esa noche.

Fotografías: Noé Blanco