Artistas y funcionarios dialogan sobre las políticas culturales en México

CUCEA realiza Coloquio de Políticas Culturales, en FIL 2019

0
113

¿En qué momento estamos con respecto a las acciones para impulsar y promover la cultura por parte del Estado mexicano? Sobre este tema dialogaron artistas consolidados de distintas disciplinas y actores de la política local, nacional y extranjera, durante el VII Coloquio de Políticas Culturales, organizado por el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

El Rector General de la Universidad de Guadalajara (UdeG), doctor Ricardo Villanueva Lomelí, dio inicio a este encuentro realizado la tarde de este martes en el auditorio del Hotel Hilton, como parte de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

“Aquí se analiza el papel del Estado para incrementar y promover las opciones de difusión y creación de la cultura en el país. En esta Casa de Estudio entendemos que la educación y la difusión de la cultura son opciones que impulsan el desarrollo y prosperidad de la sociedad”, expresó.

En la primera mesa, de una serie de cuatro, llamada “Cultura y sociedad”, participaron el actor y promotor cultural Diego Luna; la actriz y productora de teatro Aurora Cano; el vocero de la Secretaría de Cultura federal, Antonio Marvel y el Exalcalde de Los Ángeles, California, Antonio Villaraigosa.

El Coordinador del coloquio, Nicolás Alvarado, se encargó de moderar esta primera participación de la tarde, donde los participantes coincidieron en que las políticas culturales en México no pueden ser las mismas que las de los últimos años.

Para entender los polos de las políticas, Aurora Cano explicó que existen dos tipos de modelos para financiar la cultura: la de los países de tradición de izquierda, como los emanados de la antigua Unión Soviética y el de los de derecha, con modelos neoliberales.

“En el primero, el Estado financia totalmente la cultura, no sólo la oferta sino que lo hace desde el nacimiento de los ciudadanos. Lo malo es que el Estado controla los contenidos y hay utilización propagandística en la cultura”, detalló.

“En el caso de los gobiernos neoliberales, el Estado deriva la visión a las empresas o fundaciones, que son las que eligen qué tipo de cultura quieren financiar”, añadió.

La parte positiva, mencionó, es que suele haber una mirada abierta y diversificada de la cultura; lo negativo es que está presente el totalitarismo del mercado, que es un peligro acechante.

“No se pueden tomar modelos culturales sin considerar la lógica que hay detrás de la tradición y política del país. La cultura debe ampliarse y profundizarse, no debe privarse a una sola visión”, externó la actriz.

El actor Diego Luna apeló a que es necesaria la participación de la sociedad civil para el desarrollo de las políticas culturales en México. “Para hablar de cultura, hay que hablar de democracia; el poder está en los ciudadanos”.

“Cuando vamos al teatro y compramos un boleto, o a un concierto, festejamos su existencia; pero cuando los ignoramos o abandonamos, permitimos que se vayan perdiendo los espacios”, dijo Luna a los presentes.

“Yo me subí a los escenarios porque primero fui público, siempre veré el mundo desde la perspectiva del público, donde se puede festejar la diversidad”, indicó.

Expresó que hay gran necesidad de acercar la cultura a las personas, pues son éstas quienes tienen un gran privilegio, que es verse a sí mismas en cada obra de arte. “Ellos se reflejan en una pantalla, en una puesta en escena, en una obra de arte. Defendamos ese derecho como ciudadanos. A mí me da esperanza venir a la FIL, ver lo que aquí sucede”, recalcó Diego Luna.

Antonio Marvel dijo que en la actual administración, la Secretaría de Cultura federal ha buscado amplificar la cultura a sectores vulnerables o marginados, que si bien “los estímulos fiscales para el desarrollo artístico se mantienen, el cambio fue apostar por la acción en esas comunidades y visibilizar la desigualdad”.

Por tal motivo, explicó que ese ha sido el enfoque que ha permeado a un año de que inició el sexenio.

Antonio Villaraigosa aportó a la discusión la perspectiva de los valores de justicia, libertad y soberanía, que permitirán que la sociedad civil se involucre para cambiar la mirada de las políticas culturales.

Más tarde, durante la mesa “Marco legal del mecenazgo” (moderada por el titular de Cultura UDG, Ángel Igor Lozada Rivera Melo), tuvo participación el diputado federal Presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía en el Congreso de la Unión, Sergio Mayer Bretón, quien habló acerca de la propuesta que busca cambiar el panorama del mecenazgo cultural en el país.

“Pensamos crear una ley de mecenazgo federal, pero por el tema de la austeridad, en este, momento no sería viable. Estamos convencidos de que podemos crear una nueva ley de economía creativa, también conocida como economía naranja, que contempla un esquema de financiamiento privado al sector cultural”, expresó.

Externó que con ello se fomentaría la competitividad y sostenibilidad de las industrias culturales mexicanas, con el apoyo del sector público y social.

“Proponemos resolver las necesidades de financiamiento, reconocer y formalizar el trabajo de artistas, creativos y científicos, para darles su lugar; éstos permanecen, lamentablemente, en la informalidad”, subrayó.

Compartió que, según el Inegi, la cuenta satélite de cultura en México genera 3.2 por ciento del PIB, que equivale a 662 mil millones de pesos, con un motor presupuestal de 0.05 por ciento.

Por tal motivo, es necesario impulsar el cambio del esquema que actualmente existe, concluyó.

A t e n t a me n t e
«Piensa y Trabaja»
Guadalajara, Jalisco, 3 de diciembre de 2019

Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Adriana González | Gustavo Alfonzo