Actividad en línea de la Biblioteca Iberoamericana durante el cierre

En este espacio universitario aprovechan la contingencia por el Covid-19 para brindar servicios a distancia, hacer limpieza profunda y restaurar el inmueble

0
129
Edificio Biblioteca Iberoamericana

Durante la contingencia del Covid-19, la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz (BIOP), trabaja para que los usuarios que acudían a diario puedan seguir disfrutando de algunos de los servicios que oferta este recinto universitario.

Son alrededor de 450 personas que llegan todos los días a este emblemático punto del Centro de Guadalajara, por lo que, aunque las puertas estén cerradas, por medio de sus redes sociales la BIOP sigue llegando a sus usuarios.

Una de las actividades más socorrida es la de los cuentacuentos, por lo que su subdirector, Alonso Solís Sillas, asegura que cada sábado los pequeños la podrán seguir disfrutando.

«Es una función muy divertida, que la lleva acabo Tony Navarro ‘Tony Cuentacuentos’, quien ya está haciendo estas sesiones en línea, las transmite en vivo los sábados a las 12 del día, a través de nuestro Facebook. Es algo para toda la familia porque es muy divertido y alegre».

También se puede seguir este espectáculo en la página de Facebook de Teatricuentando, para disfrutar del trabajo de Tony, quien involucra a los y las niñas para contar las historias.

Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz
Tras la contingencia del Covid-19, la BIOP dejó de brindar servicio presencial a 450 personas que a diario acuden al recinto. Foto: Adriana González

En cuanto a la oferta de inclusión, Solís Sillas explica que se trabaja a distancia en la formación de la lecto-escritura del sistema Braille.

«En esa área trabaja el maestro Jesús Calvillo, con personas con discapacidad y debilidad visual. Con él seguimos trabajando a distancia, mediante videollamada. Es un servicio que ofrecemos de manera gratuita y es algo muy valiosos porque menos del 10 por ciento de las personas ciegas saben leer en Braille».

Comentó que Jesús Calvillo también da asesoría a docentes y jóvenes ciegos que son aspirantes a licenciatura y preparatoria de la Universidad de Guadalajara, en su preparación para la prueba de admisión.

«Les enseña una gama de tecnologías para que puedan acceder a los textos y a los profesores les presenta estrategias para hacer más accesible sus clases para las personas con discapacidad visual».

Para tener acceso a esta oferta de inclusión y las tiflotecnologías (tecnologías dirigidas a personas con discapacidad visual) se puede escribir a Jesús Calvillo al correo jesus.calvillo@redudg.udg.mx

Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz
Con el cierre de la biblioteca, el personal aprovecha para reparar luminarias de la zona de lectura. Foto: Adriana González

De igual forma, como parte de la promoción de la BIOP, pronto se subirán videos de recorridos virtuales, para que más usuarios conozcan las instalaciones.

El hecho de cerrar las instalaciones también le dio la oportunidad al personal de trabajar en la reparación de varios aspectos, como es el caso de las luminarias para lectura en cada mesa de la nave principal.

También se aprovecha para hacer limpieza profunda y continúa la reparación de libros averiados, el acomodo topográfico y se sigue con la catalogación de nuevas adquisiciones de libros, que realiza una parte del personal desde sus respectivos hogares.

Restauran la cúpula del inmueble

Desde hace varias semanas, el personal de la BIOP realizó las gestiones para la restauración del pináculo de la cúpula, que data del siglo XVI, de cuando este espacio era el Templo de San Agustín.

«La biblioteca tiene una cúpula muy bonita, para muchos arquitectos es la más bonita de Guadalajara y en el remate de ésta hay un elemento que no estaba muy fijo en su base, más que con un pararrayos del siglo XIX, entonces con la ayuda de las autoridades y de trabajadores del Instituto Nacional de Arqueología e Historia (INAH) estamos haciendo una obra de restauración», indicó.

Cúpula de la Biblioteca Iberoamericana
Trabajadores del INAH realizaron labores de restauración en el pináculo de la cúpula de la biblioteca. Foto: Cortesía INAH

El subdirector aseguró que esta es la obra de restauración más importante que se le ha hecho a la cúpula en los últimos 40 años. Actualmente, la obra lleva un avance del 70 por ciento y en estos días está por concluir.

«Los trabajadores siguen yendo a realizar la restauración, porque son pocos y hay un contrato entre la Universidad y el despacho privado que lo hace».

Estos trabajos se realizaron con apoyo de la Vicerrectoría Ejecutiva y la Coordinación General de Servicios Administrativos e Infraestructura Tecnológica de la UdeG, y para éstos se destinaron 194 mil 601 pesos.

Solís Silla mencionó que esta mejora de espacios trabajos obedece a que en 2021 la BIOP cumplirá 30 años, por lo que es necesario aprovechar estos tiempos de contingencia para dignificar aún más este espacio cultural, que es uno de los favoritos del Centro tapatío.