Tecnologías limpias se vuelven más asequibles para instalar en casa

CUTonalá trabaja con empresas e instancias de gobierno para migrar a consumo de energías renovables

0
179

Celdas fotovoltaicas. Foto: Fernanda VelázquezCada vez es más urgente que el consumo energético deje de ser dependiente de la quema de combustibles fósiles; por ello, académicos del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), de la UdeG, investigan y gestionan para instalar tecnologías que aprovechan las energías renovables.

El investigador del CUTonalá, doctor Alberto Coronado Mendoza, explicó que ahora los hogares pueden instalar innovaciones que ya están a la venta y que permiten disminuir las huellas de carbono domésticas.

“Los precios de las energías renovables han bajado mucho su costo por kilowatt pico, de tal manera que ya es competitivo instalar energía eólica y fotovoltáica, siempre y cuando tenga los recursos disponibles”, indicó.

Recalcó que es importante que exista un monitoreo de energía en tiempo real; por ello, es importante implementar medidores para conocer en tiempo real el consumo de energía, y que cuestan entre 2 mil y 3 mil pesos. “Con estos medidores se puede conocer el ahorro de energía, con lo que se va a amortiguar la inversión”.

Los calentadores solares van de 5 mil a 8 mil pesos, pero al cabo de cuatro o cinco años ya se te pagó la inversión, y no estás quemando el gas que contamina la atmósfera”, dijo Coronado Mendoza.

“El panel solar de 320 watts oscila entre los 6 mil y 7 mil pesos, y dependiendo el tipo de casa requerirá cierta cantidad de paneles. Para una casa de interés social, con dos paneles le será suficiente para satisfacer las necesidades energéticas”, indicó.

Recordó que la tarifa domiciliaria de electricidad está subsidiada por el gobierno federal y muchas veces económicamente no es viable, pues la inversión se pagaría hasta en 20 años, y la vida útil de los paneles es de 25 años. “Sin embargo, si en el domicilio hay un alto consumo, se recupera la inversión y entonces sí es más conveniente”, subrayó.

Dijo que las tecnologías de energía eólica no son aptas para zonas geográficas como Guadalajara, pero que sí podrían implementarse en hogares cerca de la costa.

“En el caso de México tenemos energía solar en todo el territorio nacional, la eólica y microhidráulica en algunas partes; se trata de un mix energético que nos permite satifacer nuestras demandas”, informó el investigador.

El especialista compartió que si bien no se conoce cuál es la cantidad de domicilios que ya tienen implementadas estas tecnologías, reconoció que “Jalisco está en la región que más contratos de interconexión tiene a escala nacional y donde más industrias de instalación fotovoltaica hay”.

Si alguna persona está interesada en transitar a estas tecnologías y necesita asesoría, puede comunicarse con los académicos del Instituto de Energías Renovables, del CUTonalá. Se puede ingresar al sitio http://www.cutonala.udg.mx/ o comunicarse al (33) 2000-2300, extensión 64007.

CUTonalá contribuye a la transición energética
Coronado Mendoza dijo que la UdeG, desde 2018, trabaja de la mano con más de 40 miembros de la Alianza de Acción Climática, donde participan empresas, los ayuntamientos del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG), el Instituto Metropolitano de Planeación y Gestión del Desarrollo del AMG (Imeplan), la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), World Wildlife Fund (WWF), entre otras.

Hemos conformado comités de gestión para que cada empresa y organismo pueda tener una persona especializada del CUTonalá, y haga diagnóstico en cuánto al consumo de electricidad, gas y agua ”, expresó Coronado Mendoza.

Indicó que en esta alianza ya se han generado ejes temáticos como el de bosques urbanos, residuos sólidos urbanos, energía, calidad del aire y desechos de comida.

Añadió que durante las últimas semanas, el CUTonalá realizó una serie de foros virtuales sobre las energías limpias, que pueden verse en el perfil de Facebook del campus universitario: https://www.facebook.com/centrouniversitariodetonala/

Estudian energías limpias en las aulas
En el CUTonalá ya se ha implementado infraestructura para un mejor aprovechamiento energético.

El Coordinador de la maestría de Agua y Energía, doctor Arturo Estrada Vargas, recordó que en el plantel hay generación fotovoltaica mediante paneles solares, se trabaja energía geotérmica, secado y cocción solares, así como el huerto solar que cubre 90 por ciento de energía del centro universitario.

“En CUTonalá hacemos microrredes virtuales con energía fotovoltaica de más de 200 sensores, de tal manera que todos los usuarios puedan conocer su demanda energética y el impacto al medio ambiente”, mencionó Coronado Mendoza.

También se trabaja en carros eléctricos para regular la variabilidad de las energías como el viento y el sol, así como de la hidráulica, aire comprimido y baterías de vanadio.

Destacó que es importante generar más teoría y control de procesos para que se transite mejor a un cambio de consumo en empresas y hogares.

Según datos del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), “la demanda de México, a nivel energético, es grande, pues va de 30 a 35 mil megawatts de potencia a nivel nacional”, informó Estrada Vargas.

“De esta cantidad, sólo 5 por ciento se hace de fuentes renovables, todas las demás implican quema de combustibles fósiles u otros. De dicha cantidad de energía renovable, 65 por ciento es hidráulica, por parte de las hidroeléctricas”, manifestó.

Recalcó que la clave de la transición energética global es que no se migre únicamente a una tecnología, sino a varias, a partir del contexto geográfico y natural de cada localidad.

Atentamente
“Piensa y Trabaja”
“Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara”
Guadalajara, Jalisco, 17 de junio de 2020

Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Fernanda Velázquez