Rubén Albarrán y Roberto Lindl rememoran hermandad musical México-Chile

Durante el segundo día de la FIMPro 2020 realizan charla virtual “Conexión musical Chile-México”

0
27

Cuando le preguntan a Rubén Albarrán –vocalista de Café Tacvba– sobre lo que viene a su mente al remitirse a la música chilena, él recuerda la primera vez que estuvo en ese país sudamericano. “En abril de 1992 fue nuestra primera visita a Chile como parte de un intercambio cultural, y tocamos en el Museo Nacional de Bellas Artes, en el Parque Forestal”.

“Una de esas noches en Santiago salí a caminar, fui a buscar mundo; y así conocí a unos chavos que estaban rolando y me pusieron el casete del grupo Los Tres, ahí fue la primera vez que escuché el disco Amor violento”, mencionó el músico mexicano.

Con esta pregunta formulada por el periodista Enrique Blanc se dio inicio a la charla virtual “Conexión musical Chile-México”, durante la segunda jornada de la Feria Internacional de la Música para Profesionales (FIMPro) 2020.

El mismo cuestionamiento, pero sobre la música mexicana, se hizo al músico Roberto Lindl “Titae” –de la banda chilena Los Tres–. A lo que el también fotógrafo remitió que, a inicio de los años 90, cuando conocieron a Café Tacvba, quedaron admirados por sus canciones.

Una serie de recuerdos sobre cómo se gestó la relación musical entre ambos países latinoamericanos vinieron a la conversación, misma que se transmitió por fimguadalajara.mx

Dichas retroalimentaciones creativas fueron fuente de inspiración para ambos frentes, que derivaron en creaciones que siguen impactando a escala.

“Yo me quedé muy alucinado cuando escuché el disco Fome, y creo que con esa impresión decidimos hacer un disco de versiones de Los Tres, que fue Vale callampa”.

“Era un gesto no tan común que un grupo hiciera un homenaje a otro que era contemporáneo. Fue algo muy amoroso y lúdico. Veíamos a Los Tres con mucha admiración, pues suenan increíble, conceptualmente tienen algo muy ideal, no había una competencia”, externó el intérprete de “Las flores”.

”Nos encantó la vuelta que le dieron a nuestra música. Con la maestría de Café Tacvba ellos hicieron versiones increíbles, y luego todo lo que pasó con la canción ‘Déjate caer’ fue algo único que nosotros no habíamos pensado”.

“En México, cuando tocamos esa canción, piensan que estamos haciendo un cover de los cafeta, es muy divertido eso”, dijo con gusto Roberto Lindl.

Aseguraron que el trabajo de ambas agrupaciones impactaron en la juventud latinoamericana. “Era interesante que los discos que sacábamos no sólo era una propuesta musical, sino cultural”, declaró Albarrán.

El tacubo recordó que desde pequeño tiene presente la música chilena, pues su madre solía escuchar a Mercedes Sosa, con música de Violeta Parra y Víctor Jara.

Roberto Lindl dijo que “la música mexicana empezó a llegar a Chile con el cine mexicano, en los años 50 y 60. Estaba en nuestras pantallas y la radio. Mis padres escuchaban las rancheras”. Indicó que en el Festival Viña del Mar abundaba el talento mexicano de la música popular.

“Luego empezó a llegar música más moderna, contemporánea a la de nosotros. Llegaron nuestros amigos de Café Tacvba, Julieta Venegas, Natalia Lafourcade. En general aquí (en Chile) se escucha mucha música mexicana”, manifestó Lindl.

Reconocieron que otro icono musical fue la agrupación Los Ángeles Negros, cuya música romántica estaba influenciada por Los Beatles.

El bajista de Los Tres explicó que “Los Ángeles Negros unió a los dos países, pues tienen un sonido internacional, romántico, funky y sabrosón. Son chilenos, pero muy influenciados por México, ahí es donde se diluyen las fronteras”.

Ambos impulsores reconocen que la música los ha unido, al grado de convertirse en amigos, que siguen trabajando con talentos de distintos países de América Latina para forjar un legado de lo que define musicalmente a ambas naciones.

Atentamente
«Piensa y Trabaja»
«Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara»
Guadalajara, Jalisco, 5 de noviembre de 2020

Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Cortesía FIMPro