Discuten sobre vulneración de derechos de las mujeres durante la pandemia

Realizan videocharla “El género en tiempos de crisis”, durante la FIL 34

0
59

El COVID-19 provocó que las condiciones de violencia contra las mujeres se intensificaran desde varios frentes.

La Directora del Centro de Estudios de Género, de la Universidad de Guadalajara, Susana Muñiz, compartió que en México se reportó un incremento de hasta 60 por ciento en las llamadas de emergencia durante la contingencia, pues están aisladas con sus agresores.

“Es un país donde dos de cada tres mujeres, mayores de 15 años, experimenta algún tipo de violencia en su vida”, dijo.

Con este preocupante dato se abrió paso a la charla virtual “El género en tiempos de crisis”, organizada por el Centro Universitario de Ciencias de Sociales y Humanidades (CUCSH), como parte del programa FIL Pensamiento, durante la edición 34 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

La politóloga Denise Dresser añadió que la autoridad insiste en negar las cifras, las historias y la exigencia de profesionalizar las alertas de género. Recordó que antes de la pandemia hubo marchas feministas, e incluso se popularizó el himno de “El violador eres tú”; sin embargo, 2020 pintó un escenario diferente para las manifestaciones.

“La efervescencia de 2019 fue limitada de manera significativa por la pandemia porque ahora se dan en el confinamiento y las redes sociales están repletas de epítetos insultantes. La muerte o desaparición de otra mujer sólo es una nota roja y no una urgencia de la autoridad”.

“Ese 8 de marzo caminamos desafiantes para que nuestra voz se escuchara en el ámbito público –comentó Dresser–, también lo hicimos para contrarrestar la narrativa del gobierno federal de la mano negra que (supuestamente) mueve al movimiento y que nos organizamos para patear a la 4T”.

Recordó la brutal represión de las manifestaciones de mujeres en Cancún, que denunciaban el feminicidio de una joven. “Las mujeres siguen enojadas y con razón: siguen muriendo diez al día por resultado de la violencia”.

“Las mujeres están saliendo, aún en la pandemia, corriendo riesgos en el espacio público. La pandemia está exacerbando la ceguera y sordera de ministerios públicos, procuradores, jueces”, denunció.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2019 hubo 2 mil 833 mujeres asesinadas en México: “Destazadas, calcinadas, violadas, desaparecidas, despojadas, denigradas, olvidadas, abandonadas en canales, ríos, terrenos. Sólo 726 casos, 25.6 por ciento, fueron catalogadas como feminicidios; y en los últimos cuatro años, el feminicidio ha aumentado 111 por ciento”, informó.

“La pandemia silencia a las mujeres porque nos impide estar en los espacios públicos, porque viene la represión gubernamental o la forma en la que se busca encapsular a las mujeres en las marchas”, recalcó.

Aumentó carga laboral de las mujeres
Mercedes Pedrero Nieto, investigadora de la UNAM y miembra de la Academia Mexicana de la Ciencia, se enfocó en el tema del empleo, que en el caso de las mujeres afectó porque muchas de ellas se dedican al hogar y el aislamiento obligó a cumplir con más quehaceres.

“Aumentaron los trabajos domésticos de arreglar desperfectos al interior del hogar, y ahí es también donde nos preguntamos si el cambio de contexto cambia la distribución del trabajo doméstico que normalmente hace la mujer, por lo menos que la familia se dé cuenta de todo lo que hace la mujer”, externó.

La analista política Sofía Ramírez Aguilar explicó que “se va ampliando la brecha de la tasa de participación de mujeres y hombres (el porcentaje de las personas que están dispuestas a trabajar, ya sea que tengan un trabajo o no). Hay más mujeres retirándose del mercado laboral que hombres. Al final del día es una economía menos dinámica y con menos capacidades de recuperación”, dijo.

Detalló que las mujeres que trabajan en las maquilas y el área de hospitalidad son los segmentos más afectados por la pandemia.

La investigadora y activista Alexandra Zapata compartió que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, en marzo, cuando inició la pandemia, la tasa de desocupación en mujeres era de 3 por ciento. “Esa tasa incrementó a 6 por ciento, y eso se dio de forma más dramática en mujeres que en hombres”, subrayó.

Reclamó que México ha sido omiso en materia de políticas públicas para proteger a las mujeres, como sí ocurre en otros países que buscan acortar la brecha de género, pues se han dado cuenta de que a la larga los costos sociales en la economía serán dramáticos.

Ejemplificó que en Colombia y Suiza se destinan presupuestos etiquetados para mujeres en situación de violencia.

“En Argentina se da un estipendio a familias con hijos para que puedan compensar la ayuda de tener a los hijos en casa durante el cambio dramático en la convivencia familiar”, informó.

“En Canadá, España y Corea se dan pagos adicionales para padres de familia que deben de costear alternativas en servicios educativos. En Marruecos se da apoyo a mujeres empresarias para que mantengan sus negocios vivos. Alemania dedica 30 millones de euros a garantizar que los servicios de salud sexual se mantengan abiertos para la mujeres”, enunció.

Lamentó que en México, en cambio, las mujeres siguen muriendo por violencia derivada de la omisión política. “La muerte materna aumentó 46 por ciento en nuestro país en 2020, y eso es sólo una medición hasta octubre, pues se han dado la mitad de consultas prenatales con respecto a 2019”.

“México ya tenía las peores cifras con respecto a mortalidad materna comparadas con países pares –añadió–, y encima de eso, aumenta la muerte materna; frente a esto no hay recursos adicionales para cambiar esta realidad”.

Atentamente
«Piensa y Trabaja»
«Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara»
Guadalajara, Jalisco, 4 de diciembre de 2020

Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Abraham Aréchiga