Analizan el patrimonio cultural del Tendido de Cristos

Académicos del CUValles participan con artículos en el número 120 de la revista "Estudios Jaliscienses", dedicada a dicha tradición de San Martín Hidalgo, Jalisco

0
175
Tendido de Cristos. Fotografía: Bernardo Badillo
Tendido de Cristos. Fotografía: Bernardo Badillo

En la cabecera municipal de San Martín Hidalgo, cada Semana Santa se respira un aroma peculiar, uno que da cuenta de una tradición que por siglos ha dotado de identidad a las familias de este municipio de los Valles de Jalisco.

Las fragancias de naranjas con clavo de olor, manzanilla, alfalfa, romero, olivo, germinado de trigo, chía y alfalfa refrescan las calles desde los interiores de casas donde se montan altares, cuyos protagonista son crucifijos que datan de años, décadas e incluso siglos.

Es la tradición del Tendido de Cristos, una manifestación sincrética de las tradiciones indígenas con los ritos de la «Semana Mayor» de la tradición católica.

Es tal su relevancia que fue el primer patrimonio cultural reconocido por el gobierno de Jalisco, el 29 de octubre de 2016, y cuya manifestación ha sido estudiada por académicos del Centro Universitario de los Valles (CUValles).

Dichas investigaciones han sido recopiladas en el número 120 de la revista Estudios jaliscienses, que edita El Colegio de Jalisco, y aunque fue publicada en 2020, fue hasta Semana Santa de 2021 que sus autores hicieron la presentación oficial, debido a la pandemia.

«Es una celebración de fuerte arraigo que pasó de realizarse en puertas adentro, en privado, a hacerse público. Se considera parte de la identidad cultural del sanmartinense«, indicó la académica Angélica Navarro Ochoa.

Tendido de Cristos en San Martín Hidalgo, Jalisco. Fotografía: Bernardo Badillo
Tendido de Cristos en San Martín Hidalgo, Jalisco. Fotografía: Bernardo Badillo

Según registros del gobierno municipal de San Martín Hidalgo, existen alrededor de 65 familias que siguen la tradición, de las cuales 18 cuentan con cristos muy antiguos y cuatro datan del siglo XVI.

Ese resultado los dio una serie de estudios realizados por la Escuela de Conservación y Restauración de Occidentes (ECRO); por lo que se trata de esculturas patrimoniales.

La tradición consiste en tender un Cristo (que es resguardado por las familias como una reliquia), del viernes al domingo santo, sobre un petate, acompañado con ramas de distintos árboles y hierbas, que remiten a la noche en que Jesús de Nazaret fue apresado en el Huerto de los Olivos.

Alrededor de éste se colocan 33 veladoras (que representan los años que vivió Jesús), 12 velas (los apóstoles), cinco cirios pascuales (las heridas que Jesús sufrió durante la Vía Dolorosa).

También palomas al interior de jaulas, que remite al espíritu santo, y la imagen de la Virgen de la Dolorosa, que es otra tradición española.

«CONJUNTA UNA SERIE DE SIGNIFICADOS CULTURALES QUE TIENEN COMO FUNCIÓN ORDENAR, SIMPLIFICAR LA REALIDAD, PERO TAMBIÉN TRASMITIR SIGNOS, SÍMBOLOS, REPRESENTACIONES, ACTITUDES Y VALORES PROPIOS DE LA VIDA SOCIAL Y DE UNA REALIDAD QUE ESTÁ EN CONSTANTE CAMBIO».

Revista "Estudios jaliscienses" ,Tendido de Cristos en San Martín Hidalgo, Jalisco.

«Éstos no sólo dan sentido de pertenencia y apego a una creencia religiosa, también conforman una escenificación estética con elementos tradicionales que se producen en la localidad y sus alrededores».

Eso lo explica Angélica Navarro Ochoa en el capítulo «El Tendido de Cristos ¿la construcción de una representación social?», de la revista.

Fátima Mendoza Ramos, también coordinadora de Extensión del CUValles, participó con el capítulo «Identidad y devoción del Tendido de Cristos», donde describe cómo la tradición oral ha propiciado que se siga realizando la tradición.

«Por cuestiones de fuentes es difícil comprobar la realización del Tendido de Cristos más allá de cuatro o cinco generaciones. En estos casos, desde la oralidad se han rescatado aspectos centrales para la tradición, como el origen de las imágenes (real, imaginario o milagroso) y la antigüedad aproximada de las mismas», detalló.

La ciudadanía de San Martín Hidalgo identifica a los distintos cristos distribuidos por la localidad, algunos son más especiales que otros, pues se les adjudican milagros, favores o incluso su propia antigüedad.

Tendido de Cristos en San Martín Hidalgo, Jalisco. Fotografía: Bernardo Badillo
Tendido de Cristos en San Martín Hidalgo, Jalisco. Fotografía: Bernardo Badillo

«El cristo de San Salvador, perteneciente a la familia García Ruiz en el barrio de La Flecha, es una de las imágenes de mayor antigüedad y arraigo en la tradición. Aunque su dueño ya falleció todavía se le sigue identificando como el Cristo de Don Malaquías García«.

«Sus hijos relatan que durante el trabajo de tender el Cristo sólo participaban los hombres, comenzando su ritual familiar con la frase ‘vamos a tender el cuerpo de Cristo Jesús’», explica Mendoza Ramos.

A esta práctica religiosa, que queda arraigada en la cultura popular de la Región Valles de Jalisco (hoy ya parte de la Región Lagunas), se suman ritos previos y posteriores al tendido.

En este número de la revista también participan José Álvaro Zárate Ramírez y María Elena Larios Morones, de la ECRO, quienes abundan en la materia escultórica de los cristos; así como Raúl Enrique Rivero Canto, del Comité Internacional de Patrimonio Cultural Inmaterial, quien aborda la autenticidad de la tradición.