Joumana Haddad: mientras sea peligroso ser mujer en el mundo el feminismo será la prioridad

La escritora y activista libanesa presenta charla como parte de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar, en el marco de la FIL 2021

0
123

El mundo se podrá derrumbar por la pandemia, la crisis y otras cosas, pero nunca, jamás, se debe dejar de lado la lucha por las libertades de las mujeres.

En medio de la guerra y los conflictos que se viven en Líbano, hay quienes a la escritora y activista Joumana Haddad le han refutado que no es oportuno abanderar la causa del feminismo, pues no la consideran pertinente.

“Muchas veces pensamos que no es prioritario, que tenemos más problemas: la pandemia, la economía, la corrupción; pero para mí, esta es una prioridad. Porque mi dignidad de ser humano no es de segundo grado por el hecho de ser mujer”, declaró.

“No puedo entender que en el año 2021 ser mujer sigue siendo tan peligroso en el mundo, y no sólo en mi parte del mundo. No lo quiero aceptar. Quisiera que todos empecemos a enfocarnos en qué no estamos haciendo para que esta situación continúe”, dijo.

Esto lo compartió durante la charla “Ser mujer en el mundo de hoy” que sostuvo con la periodista Gabriela Warkentin, este martes en el Paraninfo Enrique Díaz de León como parte del Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar, encuentro que volvió a ser presencial desde que inició la pandemia.

La invitada a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) 2021 compartió su mirada frente a la lucha por defender los derechos de las mujeres, en especial desde su trinchera en Medio Oriente.

“Crecí en una ciudad con una guerra civil feroz, con una familia con problemas del tipo económico y social; pero también crecí en un mundo donde ser niña era menos importante que ser niño. Tuve que luchar muchísimo, sobre todo conmigo misma, de que eso no era verdadero”, subrayó.

En su reciente libro La hija de la costurera, Haddad muestra la historia de su tierra natal entre 1915 y 2015, que es contada por cuatro generaciones de mujeres, iniciando con su abuela materna.

“Este libro fue un desafío porque he probado hablar de la historia de mi abuela materna. Pensaba en este libro desde hace tiempo, pero no lo podía escribir”, agregó.

“Hace tres años pensé que era el momento y tuve un sentimiento de urgencia, y muchos piensan que es un acto de liberación. Sí era una necesidad para poder cumplir una cierta responsabilidad que yo sentía hacia mi abuela y su pueblo armenio”, declaró.

“Pensé que el libro iba a ser sobre mi abuela –detalló–, pero me enteré que la generación de mi madre también tuvo sus guerras; luego, me enteré de que yo también tuve muchísimas guerras y hasta la generación de mis hijos, que también viven en un mundo donde hay odio, guerra y violencias”.

Describió que al final del libro se vuelve a lo mismo (la violencia contra las mujeres), “es bastante pesimista, estamos en un círculo vicioso de odio, violencia y discriminación de diversos tipos; pero tenemos que encontrar la manera de salir de este túnel”, manifestó.

“Veo las heridas de estas mujeres y no me parece que hayan pasado 100 años, estamos dentro de un círculo vicioso que se debe de romper”, recalcó.

Compartió que algunas fuentes de esperanza que la acompañaron en su formación fueron las luchas que en Occidente se han logrado por las mujeres, así como el encuentro con los libros, que le permitieron adentrarse en otros mundos.

Los libros me han permitido vivir vidas que no estaban a mi alcance en el Beirut de los 70. Me han dado el coraje de saber más, de aprender y soñar; pero también mi madre, que ha tenido una vida más difícil que la mía y que nunca, después de caerse, dejó de levantarse”.

Sobre el machismo, describió, “sigue estando vivo y en buena salud, quizá menos obvio, pero ahí está”. Y para vencerlo habrá de crear complicidad entre mujeres y hombres para derrocar el patriarcado, porque, aunque son ellos quienes ejercen la mayoría de las violencias, también son víctimas del machismo.

“Una vez, un profesor me preguntó cómo los hombres y políticos pueden apoyar a las mujeres, y le dije que el único modo es dejar de pensar que ustedes tienen que apoyar a las mujeres, que ustedes (los hombres) son el punto donde inicia la salvación de la mujer”, dijo.

Indicó que como parte de la FIL tuvo la oportunidad de convivir con estudiantes de bachillerato, que le dieron una gran recepción. “Fue importante para mí porque una de las cosas en las que creo, para cambiar este mundo hacia uno un poco mejor, es el hecho de contar con los jóvenes”, resaltó.

“Ahí había muchos hombres y mujeres jóvenes que han preguntado sobre cómo uno puede tener esperanza ahora. Era importante decirles a las niñas que todo empieza con creer en sí mismas”, compartió.

Algunas de las obras de Jouma Haddad son Allí donde el río se incendia (2005), El retorno de Lilith (2007), Espejos de las fugaces (2010), Los amantes deberían llevar solo mocasines (2011) y Las siete vidas de Luca (2011), entre otros.

Atentamente
«Piensa y Trabaja»
«Año del legado de Fray Antonio Alcalde en Guadalajara»
Guadalajara, Jalisco, 30 de noviembre de 2021

Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Adriana González