El mural de Gabriel Flores que escandalizó a los tapatíos

El artista tapatío pintó "Alegoría del teatro en México", que se puede admirar al interior del Teatro Experimental de Jalisco

0
362

El mural de Gabriel Flores confronta. Este tapatío, quien fue uno de los exponentes de obras pictóricas neorrealistas, no escatimó en pintar cuerpos desnudos o sin vida.

Fue en 1964, cuando el entonces gobernador de Jalisco, Juan Gil Preciado, solicitó a Flores la creación del mural Alegoría del teatro en México, al interior del nuevo Teatro Experimental de Jalisco.

En el vestíbulo del recinto él plasmó a una mujer desnuda con características indígenas con la intención de representar la belleza.

Pero dicha situación desató el enojo de un sector de la población tapatía, que gozaban de influencia.

Cuando se inauguró el mural estaba esa mujer desnuda y la sociedad tapatía se sorprendió y horrorizó al verla”.

“E hicieron protestas ante las autoridades, al grado que el pintor se vio obligado a modificar la pintura y la tuvo que cubrir”, relató Efraín Franco Frías, académico del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la UdeG.

Mural "Alegoría del teatro en México", de Gabriel Flores, al interior del nuevo Teatro Experimental de Jalisco
Censurado. Gabriel Flores inmortalizó el acto de cubrir a la mujer de su obra con un sátiro alado. Fotografía: Gustavo Alfonzo

Sin embargo, Gabriel Flores no dio el brazo a torcer e hizo un inmortal un mensaje oculto en la nueva versión de esta pintura mural.

“Entonces él incorpora un elemento muy significativo: un sátiro alado, como un diablillo que aconseja, susurra y censura”.

“Dicen los que saben, que el modelo del sátiro fue el maestro universitario, cofundador de la Escuela de Artes Escénicas de la UdeG (1953), Paco Aceves, amigo íntimo de Gabriel Flores; esto fue una obra entre amigos”, contó Efraín Franco.

Simbolismo indígena, en el mural

Efraín Franco, especialista en artes y estética, indicó que en el mural Alegoría del teatro en México fusiona elementos grecolatinos pero también del México prehispánico.

[ 🏛 Te podría interesar: Erich Coufal, el último arquitecto modernista en Guadalajara ]

Mural "Alegoría del teatro en México", de Gabriel Flores, al interior del nuevo Teatro Experimental de Jalisco
Ofrenda. El sacrificio humanos, rituales que realizaban los mexicas a sus dioses, se muestra en el mural, junto con una serpiente que representa a Quetzalcóatl, el ser que personificaba el arte y la cultura en tiempos prehispánicos. Fotografía: Gustavo Alfonzo

Vemos un cuerpo al que le extrajeron el corazón, ofrenda para Quetzalcóatl y lo sabemos porque ahí está la serpiente; este hombre-pájaro-serpiente era el símbolo del arte en el mundo prehispánico”.

Recordó que en el México antiguo la serpiente representa a la vida, el movimiento, el arte, la cultura; no como en la tradición judeocristiana que representa el mal.

La máscara roja que se encuentra al lado del cuerpo era la que usaban los tlatoanis y remite al poder, la sabiduría y el arte.

Por otra parte, el académico dijo que la espada representa la justicia y el poder.

“Gabriel Flores quizo proyectar una visión antropo-cósmica del teatro, visto desde la mirilla de los elementos prehispánicos”.

“Un mural indudablemente hermosos, de los muchos que hay en Guadalajara y de Gabriel Torres”, recalcó.

Para admirar este emblemático mural, visita el Teatro Experimental de Jalisco, ubicado en la Calzada Independencia, a un costado del ingreso al Parque Agua Azul.