«Noches tapatías», la historia de la gozadera en Guadalajara

Este libro sobre la historia de la vida cabaretera en Jalisco, escrita por José Guillermo Celis Romero, Secretario de la División de Estudios de la Cultura Regional del CULagos

0
218

Las fiestas en Guadalajara se disfrutan, eso se sabe. Pero algo que poco a poco se está perdiendo es el recuerdo de cómo se vivían las noches de diversión entre 1940 y 1987, la época dorada de los cabarets en la capital de Jalisco.

Sobre este tema ha estudiado José Guillermo Celis Romero, egresado de Historia del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) y actual Secretario de la División de Estudios de la Cultura Regional del Centro Universitario de los Lagos (CULagos).

En el libro Noches tapatías Historia de la vida cabaretera de Guadalajara, 1940-1987, da cuenta de cómo se vivieron por 47 años los espectáculos y la diversión en estos espacios que no existen más en la ciudad.

«En 1987 la vida del cabaret se fue desgastando, en ese año fue sustituida por una nueva forma de entretenimiento nocturno que hasta hoy tenemos que es el table dance«.

«La dinámica interna de un cabaret era distinta, entre los que se catalogaban los de primera y de segunda clase».

«Los de primera eran espacios llamados casinos o centros turísticos, no se les solía llamar cabarets. Había música y artistas en vivo, tenían conjuntos y se presentaban las vedettes (que bailaban, cantaban y actuaban)«.

«En los cabarets de segunda no había música en vivo, pero sí rocolas o dieceras (porque recibían moneditas de 10 centavos). Ahí era difícil que una vedette acudiera, pero sí había ficheras, que eran mujeres que por el costo de una ficha acompañaban a los hombres para bailar una canción o dos, dependiendo el número de fichas compradas en taquillas».

Celis Romero detalla en su libro algunos cabaret de la época como lo eran el Savoy Club, Casbah o el Afro Casino; así como El Nopal o El uno dos tres, que estaban por la zona de la Central Vieja y la Calzada Independencia.

También se encontraba el Galeón, donde hoy está El Nuevo Galeón; de igual forma El Zombie, que hoy es el Lipstick.

«Conforme fue creciendo la ciudad se fue descentralizando la vida administrativa y las diversiones. Por Plaza del Sol se abrieron algunos como el Sahara Night Club, hoy especializado en el show travesti».

Recordó que los cabarets también fueron lugares donde se desarrollaron grandes artistas, como Vicente Fernández, Juan Gabriel, Olga Breeskin, Sasha Montenegro y más.

Sobre su investigación, dijo que en los documentos oficiales no se consigna mucho de cómo se vivía la diversión, por lo que se ha valido de revisar la prensa, sobre todo en la nota roja.

«Se hablaba de asaltos, violencia, prostitución y quejas vecinales, donde los cabarets eran protagonistas. Del lado Oriente de la Calzada se encontraban los lugares de cuestiones negativas de nota roja. No se hablaba tanto de como consumo de droga ni tráfico».

«Hoy el cabaret como tal ya no existe en Guadalajara; quizá el Sahara Night Club porque aún tiene el espectáculo en vivo«.

Recalcó que es el mundo del teatro tapatío donde se ha buscado recobrar la esencia de estos lugares, mediante el teatro cabaret, lo cual calificó como una especie de revival, pero que aún estamos lejos de que se recupere la dinámica del cabaret, que incluso fue tema emblema del cine mexicano del siglo XX.

El libro Noches tapatías: Historia de la vida cabaretera en Guadalajara 1940-1987 se puede comprar en línea en la Librería Carlos Fuentes (LFC), con un precio de 250 pesos.