“Hay algo que no he dicho”, la íntima cotidianidad durante un aborto

El cortometraje documental de Massiel Hernández García muestra testimonios íntimos de mujeres que decidieron no ser madres. Esta película se estrena durante la edición 37 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara

0
19

Una ventana se abre y entra a la intimidad de Carmen, Melina y Fanny. Es Hay algo que no he dicho, el cortometraje documental que acompaña con las experiencia de tres mujeres que decidieron no ser madres.

Se trata de una película creada por Massiel Hernández García, fotógrafa, artista audiovisual y gestora cultural, que busca abordar un tema aparente invisible pero duramente real: interrumpir un embarazo en México.

“Me interesaba que pudieran contar sus historias, que no son todas iguales, pero que reflejan lo que pueden vivir las mujeres en el país”, dijo en entrevista para Ciudad Olinka.


Estreno:

Esta película, que es una ventana a esas historias para dignificarlas y sigan abriendo las conversaciones, se estrena en la edición 37 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

La cita es el 11 de junio en la Cineteca FICG, a las 16:20 horas. También estatará en Cinemex de Plaza Sania, los días 12 y 13 de junio.

Hay algo que no he dicho compite en la terna a Mejor Cortometraje Iberoamericano. Más información aquí.


La directora comparte que la idea del cortometraje nació en 2018, que partió de su labor como activista por los derecho sexuales de la mujeres y acompañante de personas gestantes que han optado por abortar.

“Justo con esas experiencias que estaba teniendo como acompañante fue lo que me motivó a realizar este proyecto”.

Explora narrativa a partir del día a día

La narrativa del filme y el acompañamiento con las protagonistas llevó a que ellas mismas se sintieran cómodas de compartir sus experiencias sin ser vulneradas.

Detalló que básicamente la película lleva a entrar a la casa de ellas, un lugar seguro, donde el espectador se siente cercano y experimenta la cotidianidad, a la par de la experiencia del aborto.

Esto, a la par de que se experimentan sensaciones diversas, recuerdos, emociones, lo que hace que el tema se aborde de forma cercana, sin prejuicios, con una intencionalidad muy humana.

“Lo que se trajo en el lenguaje cinematográfico fue con símbolos y metáforas, que pudieran reflejar esa intimidad”.

Creadora. Massiel Hernández García , directora de “Hay algo que no he dicho”

Siempre se resguardó su identidad, pero sin mostrarlo como algo escondido u oscuro”.

Esto, con la intención de que la atención esté en la historia, concentrada en “la ambientación y sonidos que puedan envolver con metáforas y símbolos“.

Massiel Hernández García tuvo como reto separar su activismo y experiencia de su trabajo, de las experiencias intimas de las mujeres pueden llegar a vivir esa situación.

“Es como abrir una ventana y, tal cual, así empieza la película. Es entrar a un espacio oculto, con muchos estigmas y siempre hay mucha secrecía, que tampoco significa que tengan que contarlas siempre”.

“Pero claro que sí importa la forma en que hemos manejado esto temas, porque tiene que ver cómo las mujeres y personas gestantes se enfrentan a estas decisiones”.

Hay algo que no he dicho se creó con apoyo del apoyo Ambulante Netflix y estímulos artísticos del Gobierno de Colima.