Cinematografía “queer” incentiva legitimación sexual

Realizadores discuten sobre la importancia de filmes que abordan la diversidad en Alemania

0
140

Los prejuicios sociales hacia la comunidad gay en Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial y hasta la caída del Muro de Berlín, marcaron un precedente en la industria cinematográfica queer de ese país.

El contexto histórico y la forma en que se producen este tipo de filmes fueron tratados por realizadores teutones durante la mesa de diálogo “Diferente a los demás”, realizada en el marco del Premio Maguey y Talents Guadalajara, durante el 32 Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

La mañana de este miércoles, en el Laboratorio de Arte Variedades (Larva), productores y actores que han destacado en proyectos fílmicos y que han buscado legitimar y exponer las situaciones en torno a la diversidad sexual discutieron sobre los retos que han vivido en sus respectivas carreras.

El crítico Thomas Abeltshauser moderó el encuentro y refirió que la cinematografía queer tiene relativamente pocos años de tratar temas reales, pues antes se presentaban personajes que tenían finales trágicos.

“Ahora existe un gran desarrollo, pues hay un cine que ya está dirigido a un público más amplio en cuanto a la sensibilidad gay; es un cine independiente y transgresor”, dijo.

Compartió que una de las películas más exitosas de los últimos años es Caída libre, que trata sobre el amor oculto entre dos policías y que es protagonizada por Max Riemelt, quien se ha dado a conocer a nivel mundial por su actuación en la serie Sense8, que se transmite por Netflix.

Jürgen Brüning, uno de los productores asistentes, recordó que desde finales de los años 60 y hasta terminando los 80, en Alemania se penalizaron las relaciones sexuales entre personas del mismo género, y que hace menos de 30 años, tras esa represión, los contenidos de películas para cine y televisión comenzaron a retratar realidades que no se daban a conocer.

“En algún momento decidí que quería trabajar en películas desde mi perspectiva y lo que más conozco es el estilo de vida homosexual”, subrayó Brüning.

La actriz Susanne Sachsse dijo que el cine queer tiene como función irrumpir en la sociedad y la política, y que por ende siempre va a ir en contra de la normativa impuesta, en especial cuando se está en un momento de crisis.

La joven productora Sonja Klümper, quien se ha caracterizado por realizar películas explícitas para un público específico, y tal vez difíciles –como Abeltshauser la describió–, señaló que la temática gay es la que prefiere para visibilizar cómo viven personas en todo el mundo.

El director Jakob M. Erwa coincidió con el resto de los participantes de la mesa respecto a que es importante mostrar en pantalla que ser gay no es un problema, y que en el cine se presentan roles que sirven de modelos a seguir para quienes comienzan a aceptar su sexualidad.

En la presentación fueron proyectados fragmentos de varias producciones audiovisuales, entre ellas el filme Fluidø, de Klümper, entre otras.

Concluyeron en que los festivales de cine son fundamentales para dar a conocer las películas independientes. Destacaron la importancia de realizar películas de este tipo como una labor social que ayuda a comprender otras perspectivas, sin importar las preferencias.

A T E N T A M E N T E
«Piensa y Trabaja»
Guadalajara, Jal., 15 de marzo de 2017

Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Jorge Alberto Mendoza