Close up: Karla Castañeda

0
4

El sueño de Karla Castañeda se cumplió: no sólo está a punto de terminar su tercer proyecto que completará lo que ella llama “la trilogía del terror”, sino que junto con el cineasta Guillermo del Toro. co-escribendo lo que será una película que abordará la fantasía y la oscuridad.

Creadores de un nuevo mundo. Ya tenemos mucho tiempo trabajando juntos, desde hace tres años que lo conozco. Este largometraje lo voy a dirigir yo, pero ambos realizamos la escritura. Él hace tiempo comentó que le gustó mucho mi cortometraje de Jacinta, que era como un poema y se identificaba con mi mundo, al que considera como oscuro, aunque yo no lo veo tan oscuro (ríe). Le conté que ya no quería hacer sólo cortos, sino que tenía la necesidad de contar más cosas que no me alcanzaban para diez minutos; entonces dijo tenía en mente hacer algo similar. Me propuso que co-escribiéramos y que él produciría. A él le gusta apoyar a nuevos directores. Por correo nos retroalimentamos y me emociona mucho, porque es un historia en la que estarán sus monstruos y los míos.

Animación para adultos. Además de la coescritura, tendré la oportunidad de involucrarme en Pinocchio, también de Guillermo del Toro. Él me dijo que le gustaba la dirección de arte de mis cortos y el diseño de producción que hice en Inzomia, el corto de Luis Tellez, ahí trabajé junto con Francesca Berlingieri, quien ha trabajado con Wes Anderson en Fantastic Mr. Fox. Me dijo que le había gustado mucho ese trabajo y que si quería trabajar en Pinocchio, entonces yo feliz. La película estará enfocada para adultos, se mostrará que esta técnica no sólo es para niños. La historia estará ambientada en la Italia fascista de Mussolini, será una historia oscura.

. Guillermo me ha apoyado mucho, pero también a otras mujeres directoras que tienen cosas que contar. Con él tenemos un pacto de que debo pasar el conocimiento: “Así como me lo pasó Almodovar tú harás lo mismo”, me ha dicho. Hace falta que más cineastas lean y estén preparados en cuanto animación. Cuando hicimos Inzomnia muchos de los involucrados no sabían que tenía talentos para hacer cosas: crear objetos, pintar, fotografiar, pues como tal no hay una escuela de animación. Por lo pronto la capital del stop motion es Guadalajara, yo en particular estoy clavada con la narrativa, quiero pasar esos conocimientos a más gente, aún falta que en México se creen más guiones con historias que salgan del corazón.